jueves, febrero 08, 2007

Laberinto de ideas


Kid A dejó un enorme hueco en la memoria de todo aquel que se considere fanático(a) de Radiohead. Nadie puede negar que el fin de siglo fue agobiante. Faltaba algo, faltaba la música de nuestra banda. El año 99 todo el mundo estaba pendiente de lo que podía hacer Radiohead. Y lo hicieron.

Sin embargo no nos pasó lo mismo post Kid A. Quizás porque los tiempos fueron menos largos o porque el letárgico sonido del anti-disco cauterizó nuestros oídos. El caso es que Amnesiac vino a convertirse en un bálsamo que refrescó los aires luego del pegajoso sentimiento que nos dejaron hitos como The Nacional Anthem, Idioteque o How To Disappear Completely. Con un año de diferencia, muchos apodaron al quinto disco de estudio de la banda como el Kid B, un espacio de resquicios para todas las ideas que quedaron vagando después de esas explosivas sesiones de grabación que dieron vida a su antecesor.
Personalmente, creo que es la placa que menos me ha impactado, salvo por obvias excepciones (I Might Be Wrong o Knives Out). El minotauro se esconde en el laberinto, atrapado en un tiempo y espacio desconocido. Quizás la esencia Radiohead se coló en un laberinto y en su intento por encontrar una salida modificó sus bases y reconstruyó un sonido que para muchos aún no nos convence. Habrá que esperar este 2007.

1 comentario:

pseudoingeniera dijo...

Habia dado por muerto este espacio, hasta el segundo que transcurrio entre que aprete tu direccion y apareció el minotauro en aquel fondo rojo, pense que no tenia mucho sentido seguir tratando de volver a leerte. Sin embargo hace unos días lamentaba que haya quedado inconclusa una muestra de tu revisión del Kid A, y debo decir que ahora lo lamento con mucha más razón: TE LO SALTASTE!!!, o por lo menos, no lo hiciste como con los anteriores, quiza tienes razones buenas, quiza.. no sea necesario. Por ahora celebrar que alguna vez sacaron ese disco, y todos los otros, que alguna vez existieron y que gracias a eso puedes escribir sobre ello...
Para mi, la gracia del Amnesiac es su conjunto, escucharlo de principio a fin es una gran terapia, y más que todo, nos ayuda a salir del laberinto, o a entrar, depende del dia en que te penetre.
Saludos