jueves, febrero 15, 2007

Anecdota con sabor a Yorke

Cuando iba en tercero de universidad ya habían pasado algunos años desde la edición del Kid A. Ya me había comprado el Kid A original pero no la versión limitada con el booklet escondido tan famoso por contener alusiones anti Tony Blair y que más adelante sería una pieza clave para adivinar algunas de las letras de Hail To The Thief.

El caso es que yo ya había perdido la esperanza de tenerlo, hasta que magicamente en la biblioteca de la escuela hacía un trabajo en grupo. Uno de mis compañeros con quien solamente nos unía la buena música y nada más, se acerca y me pregunta si soy muy fanático de Radiohead. Le contesto un poco perdido que sí y me repite en voz baja que pose mi pie derecho sobre un extraño papel que hay debajo de la mesa. Sin mirar mucho lo hago y el me vuelve a susurrar... hazlo rápido y sin que nadie te vea. Después de agacharme y recoger el papel me doy cuenta que es el booklet del Kid A.

¿A alguien se le cayó? ¿Cómo llegó hasta allí algo tan preciado y tan deseado por mí? Muy extraña la cosa, pero en fin... lo conseguí.

2 comentarios:

ani dijo...

Qué raro lo que te pasó.
Me encantó el track-by-track de Kid-A, muy bien hecho.
Un saludo

blindmind dijo...

wow! esas cosas no pasan muy seguido, yo no tengo esa version, ya que fui fan tardio. Aunque si planeo adquirirlo.
saludos!